The flight

Pues ya ha llegado el momento, de hecho estoy escribiendo desde el avión camino de Moscú.

He pasado una última semana increíble, me he sentido TAN querida, Tanto! Familiares y amigos rodeándome, apoyándome,  compartiendo, haciéndome reír, llorar, reflexionar, sentir, vivir! Sois increíbles! Es durísimo separarme de vosotros, aunque formáis parte de mi y os llevo siempre conmigo. Gracias no es nada para expresar lo que siento, pero como ya me conocéis ya sabéis qué quiero decir. Os quiero!

Bueno al tema!

He salido de casa sin demasiado margen de tiempo pero suficiente, si no hubiera habido caravana en la ronda de Dalt claro. Así que al llegar al aeropuerto he saltado del coche antes de aparcar (no conducía yo no os preocupéis) Era la última de la cola del CheckIn, y encima me ha tocado la checkinera en prácticas que no podía ser más lenta! Así que una vez debidamente checkineada le he dado un besote a mi madre (mama te quiero) otro a jifu y a correr! Control de seguridad, las botas son muy chulas pero con unos cordones demasiado largos para tener prisa. ¿El ordenador se puede pasar metido en la  funda? Mmmm Ni idea! Lo saco por si acaso. Bien control pasado y sin que pite. Corre, corre, ¿Dónde está la D? Por ahí!!! Ui pues no, por ahí no es. Mierda de flechas! Aaaaarriba otra vez! Sí, sí es ahí! Pasaporte, un chino lentísimo delante de mi y cuando ya me tocaba veo que hay una cola VACÍA para los ciudadanos comunitarios >< TUSHHHH esta ciudadana no lo ha visto a tiempo. Su pasaporte, que tenga buen viaje! Gracias! Corre, corre! La 8 está en la otra punta. Corre, corre! FRENAAAAZO me he pasado de largo, recula un poquito… AAAHÍ, perfecto! Lo mío es aparcar de culo, está claro. He sido la primera en entrar al avión OLE!!!!

Se me ha sentado un ruso enorme y sudado al lado, los sobacos le cantaban la Traviata, qué pestazo queridos niños!!!! A punto del despegue la azafata me ha dicho que si quería cambiar de asiento, antes de contestar ya estaba sentada en la salida de emergencia con las piernas cómodamente estiradas.

Nota para los que voléis con Aeroflot, no pidáis el menú vegetariano! Es begano, repetitivo e incomible. El normal no es para lanzar cohetes pero al menos los pastelitos rusos con ardillas y otras mariconadas varias están bien y te dan energía.

Countdown

Última semana antes del traslado. Mi pasaporte está en Madrid (creo) porque al señor embajador de Tailandia le ha dado la gana de pedirme un billete de salida del país haciendo uso de su derecho a pedir documentos extras si lo considera necesario, y evidentemente me tenía que tocar a mi. Queridos niños, no lo dejéis todo para el último momento o acabaréis con una úlcera de estómago como mamá. Aunque ahora tengo un billete a Ho chi minh, la ciudad anteriormente conocida como Saigon, que podría estar bien usar y que además me ha salido tirao de precio.

A parte de eso, mi piso cada vez está más pelado, espero completar el vaciado el próximo lunes, entregar las llaves y ser oficialmente una “homeless”. Nota mental: ¿De dónde salen TANTAS cosas para tirar en un piso tan pequeño? Estar obligada a reducir tus pertenencias a 23 kilos hace que te des cuenta de la cantidad de “por si acasos” que acumulamos y que los mejores recuerdos son los que se guardan directamente en la cabeza, al menos no pesan ni ocupan sitio.